Por qué el trabajo de la mujer es clave ante la crisis climática